We’re in the mood for a little Q&A. Think you can keep up?
Your responses are anonymous and not associated with your Grindr account
Choose as many as you like
Choose as many as you like
Finding others who fit your search, hang tight...
Oops! Something went wrong while submitting the form

Tu Profesor de Educación Sexual ha Vuelto, y Esta Vez Hablaremos de la Palabra con “D”.

Aprende los caminos del agua y déjanos mostrarte cómo hacer una ducha anal de la manera más fácil posible.
Grindr
&
Editorial team
February 22, 2024
April 16, 2024
6
min. read
Table of Contents

Una de las cosas que amé de la cuarentena es que no tenía que hacerme duchas anales, lo cual antes hacía muy, muy mal. Como gayby (es decir: una persona gay joven y desinformada), era muy meticuloso con mi rutina de duchas anales (guiño) y dedicaba una hora, además de lo que me parecían litros de agua, al proceso, que hacía en la ducha, con la música de Zara Larsson, para que mi roomate no pudiera oírme. 

Sigo siendo muy estricto con las duchas anales, pero he aprendido a tener más cuidado porque, si se hacen mal o con demasiada frecuencia, pueden hacer más mal que bien al cuerpo. Como ningún hombre gay quiere que se le dañe el melocotón, hablé con el extraordinario médico, el Dr. Evan Goldstein, director general de Bespoke Surgical, cuya consulta ofrece servicios médicos y de bienestar a hombres gays, sobre el protocolo adecuado para las duchas anales.

La mierda ocurre

En primer lugar, abordemos lo obvio: cuando se practica sexo anal, puede ocurrir un “desastre” (el término de moda que la mayoría de los medios de comunicación utilizan para referirse la popó). Como hombres queer, todos hemos pasado por eso, ya sea como dominante o pasivo, así que cuando ocurra, no te asustes. Una mala reacción puede ser traumática, y lo último que necesitan los hombres gays son más traumas y vergüenza. Así que cuando ocurra, límpiate y continúa si te parece natural. Si no, cambia la cita y no vuelvas a mencionarlo. 

La fibra es tu amiga

Cuando se intenta conseguir ese cuerpo gay imposible tan normalizado en nuestra cultura, los entrenadores aseguran que la dieta es más importante que el ejercicio. La misma filosofía puede aplicarse a las duchas anales. 

“En realidad, estar preparado para tocar fondo empieza con la dieta, mucho antes incluso de empezar a ducharse”, afirma Goldstein, quien asegura que si se mantiene una dieta sana y rica en fibra (ya sea de forma natural o a través de suplementos de fibra), las duchas anales sólo llevarán unos minutos. Con una dieta adecuada, algunos ni siquiera necesitarán duchas anales. 

Al consumir mucha fibra y agua, las heces se amontonan en una masa suave y formada, lo que hace que las duchas anales sean un proceso rápido. Considera la posibilidad de incluir en tu dieta más frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y salvado sin procesar, además de limitar los lácteos (dado que 75% de la población mundial tiene al menos cierta intolerancia a la lactosa) y las carnes rojas grasientas. 

Si tienes un intestino menos predecible, un aceite de menta con recubrimiento entérico calma el intestino y puede ayudar a reducir los gases, la hinchazón y la diarrea. “Si estás tomando suplementos, recomiendo tomar fibra antes de acostarte, ya que esto permite que la absorción y optimización ocurran mientras duermes y luego al ir al baño cuando te despiertes por la mañana”, dice Goldstein. 

A comer

Por supuesto, todos los cuerpos son diferentes, por lo que la planificación de la alimentación para una experiencia sin desastres es personal. Además de la dieta mencionada, Goldstein recomienda llevar un diario de comidas para conocer mejor los hábitos del cuerpo, ya que el contenido del colon es en realidad de hace 24-48 horas. 

Durante este proceso de preparación, introduce un juguete antes de la relación sexual para comprobar si está todo limpio; es la misma razón por la que la gente usa un palillo para asegurarse de que un pastel está bien horneado. Si sale limpio, ya puedes empezar. A partir de ahí, ajusta tu rutina de acuerdo con lo que hayas aprendido. Llevará tiempo perfeccionarla. 

{{video-inline-cta}}

El arte de la ducha anal

Si tienes tiempo para planificar la penetración anal, Goldstein recomienda hacerse una ducha anal entre 30 y 60 minutos antes, por si hay un exceso de gases o agua residual escondida ahí dentro. “Hay muchos pliegues dentro del recto y a veces el líquido puede quedarse atascado, por lo que un poco más de tiempo permite que salga antes del sexo”, explica. 

Según Goldstein, 88% de los hombres que practican penetración anal receptiva se hacen duchas anales antes de tener relaciones sexuales mediante métodos no probados, lo que puede provocar una serie de problemas de salud, como dependencia de las duchas anales e irritación de la región. 

Para una ducha anal segura, Goldstein recomienda ponerse de pie con una pierna en el asiento del W.C. o en el borde de la bañera. “Esto ayuda a reducir la posibilidad de que el líquido suba demasiado (gracias a la gravedad) al interior del recto”, explica, y añade: “Sé de gente que lo hace en la ducha, pero a mí me parece mejor expulsar el líquido en el W.C.”

Puesto que el canal anal tiene una profundidad de entre 10 y 15 cm y la punta de la ducha es aproximadamente la mitad, aprieta suavemente el extremo de la ducha porque sólo necesitas limpiar unos pocos centímetros de profundidad. Si tu juguete o pareja tienen un tamaño superior a la media, puede que sean necesarias unas cuantas enjuagadas más. 

“Cuando te haces duchas anales con lavativas más grandes e introduces siete o más onzas de líquido en un solo apretón, el líquido acaba yendo más allá del recto y hacia el colon sigmoide que está más arriba, donde se almacenan las heces”, dice el Dr. Goldstein, insistiendo en que tu juguete y/o tu(s) pareja(s) generalmente no están yendo tan profundo como crees. “Cuanto más tires de la cadena, más heces desprenderás, lo que significa que más tiempo tardarás en despejarte. Así que ahora la situación es aún más complicada de lo que sería si no te hubieras duchado”. 

Para facilitar la inserción, lubrica la punta de la lavativa. Si te duchas en la ducha, opta por un lubricante a base de silicona, ya que no se irá tan rápido, y asegúrate de que no haya espuma de jabón en el agua, ya que puede causar más irritación. 

La solución 

Los enemas de marca Fleet, aunque están disponibles, no son la opción más segura para las duchas anales regulares, ya que pueden provocar daños celulares, grietas y hemorragias. 

El agua del grifo es adecuada, siempre que no la utilices todos los días. Si puedes, limita las duchas anales a dos o tres veces por semana. Si te excedes, puedes eliminar las bacterias necesarias para el buen funcionamiento del culito. Para evitar calambres, opta por agua templada.  

Cuidado con las duchas anales

Todo el mundo conoce a un gay con ducha anal y que está encantado con ella. Pero la verdad es que la mayoría de las mangueras de ducha son demasiado largas y acaban más arriba de lo necesario dentro del colon. Si a esto le añadimos que la mayoría de las mangueras de ducha no regulan la presión del agua, terminarás convertido en una fuente humana. 

“Toda esa agua a alta presión crea un efecto globo, distendiendo el recto, lavando todo lo bueno”, dice Goldstein. “A menos que tu pareja mida más de 30 cm, o estés practicando fisting o usando juguetes realmente grandes, simplemente no necesitas una ‘limpieza profunda’”.

Claro como el cristal

Como puedes ver, las duchas anales eficaces son mucho más complejas que echarse agua por el culo y expulsarla. Estás tratando con tu culo, que es tan bonito como sensible, así que aunque la cita con un pene esté a unos minutos de distancia, asegúrate de dar prioridad a tu seguridad corporal y hazte duchas anales de forma responsable. El futuro de tu hueco depende de ello.

Share this article

Find & Meet Yours

Get 0 feet away from the queer world around you.
Thank you! Your phone number has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
We’ll text you a link to download the app for free.
Table of Contents
Share this article
“A great way to meet up and make new friends.”
- Google Play Store review
Thank you! Your phone number has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
We’ll text you a link to download the app for free.
“A great way to meet up and make new friends.”
- Google Play Store review
Discover, navigate, and get zero feet away from the queer world around you.
Already have an account? Login

Browse bigger, chat faster.

Find friends, dates, hookups, and more

Featured articles

Related articles

Find & Meet Yours

4.6 · 259.4k Raiting